¡Bienvenidos! – Hablemos sobre la vida…

Para iniciar éste blog que será un tanto especial –o quizás no­– quisiera hablarles de un tema que ha cautivado mi existencia durante muchos años, es la vida. Sí, esa forma de “existir” que decimos ser que tenemos en éste planeta o quizás en muchos otros (nombrados de otra forma, con otros dialectos). Muchos tratan de comprenderla y tal vez yo sea uno de ellos aunque quiera creer que no es así, pero sí lo es. Les contaré mi punto de vista sobre ello y quizás ustedes puedan exponer una opinión, para debatir sobre ello algún día o más bien entrar en un artículo en el que todos puedan argumentar sin que puedan ser cuestionados.

La vida

Si bien es cierto, cuando todos queremos entrar en el tema de hablar sobre la misma vida propia entramos en una especie de sentimiento de melancolía excitante, tal vez porque activamos ese punto de vista “filosofo” que todo tenemos por dentro, en el interior –aunque creo que solamente me pasa a mí, pero somos miles de millones, al menos uno debería de sentir lo mismo, aunque dicen que cada ser es único y así lo es-.

Describo la vida como una forma de existir en esta realidad, que pensamos que es cierta y pueda que sí lo sea, tal vez creado por un ser superior místico, divino o no, quizás con el propósito… ¿de? Aquí llegamos en el punto donde no puedo explicar nada, ya que relativamente no tengo el entendimiento necesario para poder comprender la verdadera misión de que ¿Por qué? Todos estamos en éste planeta, o al menos los seres vivos que habitan en ella.

Cuestionen esta pregunta sí les es posible pero, antes que eso los haré entrar en mi mente. Si fuimos creado por un ser superior, llamado Dios, Alá, Brahma, Universo como tal o cualquier otra deidad, y supongamos que nos crearon, al igual que otras especies que están regadas por otras galaxias aún desconocidas para el hombre o quizás conozcamos pero no tengamos la habilidad de poder verlos todavía. Digamos que llegamos a éste planeta, un ciclo repetitivo de crecer en el que vemos tareas predeterminadas como: estudiar, tener esposa, hijos, trabajo y fallecemos, luego nuestras raíces harán lo mismo que nosotros efectuamos alguna vez, con el mismo ciclo. Pero, nosotros cuando fallecemos vamos a una especie de “cielo” donde nos mandan a cumplir otra misión nuevamente, ya sea en la tierra o en otro planeta (Soy creyente de la transmigración de almas, con conciencia de una parte superior que rige las demás), con el propósito de aprender todo el conocimiento que pueden dejar todas las civilizaciones que recorremos. Luego de todo ese proceso repetido 10 o más veces, tenemos una gran cantidad de conocimiento en nuestra “parte superior”… ¿Luego qué?

Enfatizo en que realmente, ¿Cuál sería el pensamiento superior que nos puso en la tarea de cumplir misiones para llenar nuestra alma de conocimiento? ¿Para al final qué?… Bien, supongamos que no entendieron mi primer punto de vista.

Vayamos a la Biblia o aquellos libros “sagrados” que en su parte final se ven regidos en dar un fin donde todos somos juzgados por una deidad, bien… pasa ese proceso, solamente vuelven las personas que se vieron a sus ojos “buenas”… ¿Vivirán en un mundo feliz lleno de personas perfectas que solamente disfrutarán de un eterno paraíso sin que suceda algo “extraordinario” ya que todo está sincronizado?

Tal vez mi conocimiento sea muy primitivo para tratar de comprender la vida. Pero, recuerdo algo que tal vez saque de mi propia conciencia o escuche de alguna persona, “No se trata de comprender la vida, se trata de vivirla”.

¡Espero sus comentarios!

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *